Circular-Lab

La variante COVID de la India: Lo que sabemos hasta ahora

Una de las ultimas variantes del coronavirus (COVID-19), denominada B.1.617, se ha detectado por primera vez en la India y después en otros países del mundo. Todavía no está claro su grado de transmisibilidad y peligrosidad.
No obstante, la variante B.1.617 hizo saltar las alarmas tras ser identificada como un doble mutante. Pero el hecho de que ambas mutaciones se manifiesten juntas no significa necesariamente que esta variante sea también dos veces más infecciosa o peligrosa.

La variante del coronavirus B.1.617 identificada presenta dos importantes alteraciones genéticas en una proteína de superficie: E484Q y L452R.

E484Q es similar a E484K, que ya ha aparecido en las variantes británica, sudafricana y brasileña y L452R que se ha detectado en la variante californiana CAL.20C. En la India, sin embargo, estas dos mutaciones aparecen juntas por primera vez, y por eso que en los estudios se habla de un «doble mutante».

Según los científicos es demasiado prematuro decir si la nueva variante del virus es responsable del rápido aumento de las infecciones, pero se está estudiando a fondo y tratando como una posible causa.

Sin embargo, el número de nuevas infecciones por coronavirus sigue aumentando considerablemente en la India. Las autoridades sanitarias estatales registraron más de 320.000 nuevos casos y otras 2.771 muertes en 24 horas.
A fecha de hoy India tiene casi 18 millones de infecciones confirmadas, la segunda cifra más alta después de Estados Unidos y más de 200.000 personas han muerto a causa de la COVID-19.

Algunos países, entre ellos varios miembros de la comunidad europea, se han comprometido a ofrecer su ayuda.

¿Cuánto se ha propagado y extendido por el mundo? ¿Por qué se sabe tan poco?
Según los científicos, gran parte de los datos sobre la variante de la India son incompletos, ya que se han compartido y analizado a fondo muy pocas muestras: 298 en la India y 656 en todo el mundo.

En un país con más de 1.380 millones de personas, de la cuales muchas viven en situación de pobreza extrema, desafortunadamente no hay suficientes recursos ni pruebas de detección para determinar con exactitud la extensión o la rapidez con la que se está propagando dicha variante.

Por ejemplo, entre enero y marzo, en el estado de Maharashtra en el oeste del país, se habían secuenciados y detectado en 220 de las 361 muestras recogidas frente a las más de 384.000 secuencias de la variante del Reino Unido. En India más del 60% de todas las infecciones por coronavirus se han relacionado con la nueva variante B.1.617, pero las autoridades locales afirman que el número de casos secuenciados es demasiado bajo para poder sacar conclusiones claras.
Por tanto, sigue sin estar claro si la variante es la responsable del aumento de las infecciones en la India.

Sin embargo, las autoridades sanitarias han detectado la variante B.1.617 en Alemania, Bélgica, Reino Unido, Suiza, Estados Unidos, Australia y Singapur.
Se ha detectado menos de 400 casos de la variante en todo el mundo, en al menos 21 países, según la base de datos mundial GISAID.

Un número elevado de casos favorece el riesgo de mutaciones y cuanto más se propaga un virus, más posibilidades tiene de mutar. Hasta ahora se han observado miles de pequeños cambios en el coronavirus, pero la mayoría con poco impacto.

Por esa razón, la mayoría de los viajeros procedentes de la India tienen obligatoriedad de cuarentena ahora o prohibida la entrada en algunos de los países de la Unión Europea.

¿Qué papel pueden suponer las variantes del virus?
En muchos otros casos y países, las nuevas variantes han desempeñado un papel en el repunte de las infecciones.
A algunos expertos, asimismo, les preocupa que la variante india pueda estar convirtiéndose en un tipo de «supermutación» y que pueda seguir extendiéndose por todo el mundo.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha declarado por Twitter que está «profundamente preocupado» por la situación en la India.

¿Por qué podría ser peligrosa la variante india?
Como dicho la variante india consiste en dos mutaciones en la proteína de espícula del virus.

Esta proteína permite que el virus entre en el cuerpo y lo infecte. A partir de ahí, el virus puede reproducirse rápidamente en el organismo si consigue “escaparse” a los anticuerpos del sistema inmunitario o a los generados por una vacuna, o incluso si no hay anticuerpos.

Algunas mutaciones pueden dar como resultado nuevas variantes, en ocasiones, un virus cambia de tal forma que le ayuda a sobrevivir y reproducirse. Estas variantes exitosas pueden convertirse en el tipo dominante.

Según los expertos, existiría el riesgo de que las personas que se han recuperado de una infección por COVID-19 y que han generado los anticuerpos, o las que han sido vacunadas, la respuesta inmunitaria no sea lo suficientemente resilientes contra esta nueva variante como lo son a otras formas del virus.

¿Seguirán funcionando las vacunas?
Los científicos creen que las vacunas existentes ayudarán a controlar la variante a la hora de prevenir las consecuencias graves de la enfermedad.

Según un artículo publicado en Nature por el profesor Gupta y sus colegas, algunas variantes escaparán inevitablemente a las vacunas actuales. Por eso será necesario modificar el diseño de las vacunas actuales para que sean más eficaces.
Sin embargo, es probable que las vacunas disponibles en la actualidad frenen la propagación de la enfermedad y seguirán apareciendo más variantes, pero las vacunas podrán adaptarse a ellas si es necesario.

El Dr. Jeremy Kamil, virólogo de la Universidad Estatal de Luisiana (EE.UU.), afirma «Para la mayoría de las personas, estas vacunas pueden significar la diferencia entre una enfermedad leve o nula o acabar en el hospital con riesgo de muerte».

«Por favor, tome la primera vacuna que le ofrezcan. No cometa el error de dudar y esperar a una vacuna ideal», reafirma el Dr. Kamil