Circular-Lab

Una nueva cepa se hace “viral” en el Reino Unido

Varios países ya prohíben la entrada a los pasajeros proveniente del RU en un intento de contener la nueva mutación, que ha demostrado ser un 70% más infecciosa y se está propagando e irrumpiendo en Londres estos días.

Se sabe que los virus mutan con el tiempo y se han identificado miles de variantes del Covid-19 desde que apareció por primera vez hace más de un año en un mercado de la ciudad china de Wuhan. En el caso de la gripe estacional muta todos los años y por eso que hay una vacuna antigripal actualizada anualmente.

Así que no ha sido una gran sorpresa para los científicos que se hayan detectado variantes del COVID-19 desde que comenzó la pandemia, sin embargo, preocupa el hecho de que se haya identificado una nueva cepa de coronavirus en el Reino Unido que permite que éste pueda unirse de una forma más precisa a las células del cuerpo, que es más contagiosa y capaz de producir más virus una vez que la infección se establece en el paciente.

La nueva variante, que ha sido denominada VUI-202012/01, se manifestó por primera vez a mediados de septiembre en el sureste del RU y en su capital Londres. 

Los síntomas generales de la nueva cepa siguen siendo los mismos: alta temperatura, tos seca persistente y una pérdida o alteración del sabor y el olor.

Según los científicos las vacunas deberían seguir siendo eficaces contra ella y no se cree que la nueva cepa sea más mortífera, pero la población está cada vez más preocupada porque esta mutación parece ser un 70% más infecciosa.

Pero ¿la nueva cepa es más peligrosa?

Aún no es posible saberlo. Las mutaciones que hacen que los virus sean más infecciosos no necesariamente los hacen más peligrosos.

El laboratorio de Salud Pública de Inglaterra está trabajando actualmente para encontrar alguna evidencia que demuestre si la nueva variante aumenta o disminuye la gravedad de la enfermedad.

¿Y la vacuna funciona con la nueva cepa?

La nueva variante tiene mutaciones en la proteína de la espícula, siendo éste el centro del desarrollo de las tres principales vacunas, que tienen como objetivo el hecho de que se pueda desencadenar una respuesta inmunológica en los humanos.

Sin embargo, las vacunas producen anticuerpos contra muchas zonas de la proteína, por lo que es poco probable que un solo cambio pueda hacer que la vacuna sea menos efectiva.

Con el tiempo, a medida que se produzcan más mutaciones, la vacuna podrá necesitar modificaciones, al igual que sucede con la gripe estacional, que al mutar cada año la vacuna se ajusta como consecuencia. Sin embargo, el virus del SARS-CoV-2 no muta tan rápidamente como el virus de la gripe, y las vacunas que hasta ahora han demostrado ser eficaces en los ensayos clínicos pueden ser fácilmente modificadas si es necesario.

Susan Hopkins, epidemióloga y consultora en enfermedades infecciosas y microbiología de Salud Pública de Inglaterra, afirma que: “Actualmente no hay pruebas de que esta cepa cause una enfermedad más grave, aunque se está expandiendo en una amplia área geográfica, especialmente donde se están detectando más casos«

Desde entonces se ha extendido rápidamente en el sureste del país, convirtiéndose en la forma dominante del virus en esa zona. Reino Unido ya ha presentado sus resultados a la Organización Mundial de la Salud para que se pueda investigar mejor y tomar decisiones conjuntas.

Como consecuencia de esta rápida difusión del virus, el Primer Ministro Boris Johnson que se había comprometido a permitir las reuniones para las fiestas navideñas, ha rectificado y muchos británicos tendrán ahora prohibido juntarse en los hogares hasta al menos finales de diciembre, cuando se revisarán las nuevas medidas.

Muchos de los países europeos desde el 20 de diciembre, en un intento de detener la propagación de la nueva cepa, han reaccionado rápidamente, prohibiendo y cerrando sus aeropuertos y vías de comunicación con el RU e imponiendo duras restricciones a viajeros provenientes del país.

Recordamos que, hasta la fecha, más de 67.000 personas han muerto a causa de COVID-19 en el Reino Unido, convirtiéndolo en uno de los más afectados de Europa junto con Italia.