Circular-Lab

Variante Delta

En España el descenso de las tasas de transmisión de coronavirus sigue siendo esperanzador pero lento, muy lento, el número acumulado de casos a los 14 días por cada 100.000 habitantes se sitúa actualmente justo por de bajo de 115. Por otro lado, las comunidades autónomas se están centrando ahora en la vacunación contra el Covid-19 en el grupo de edad de 40 a 49 años, dependiendo de la disponibilidad de las dosis en cada región, este grupo de población está recibiendo las vacunas de dos dosis de BioNTech-Pfizer o Moderna (vacunas de ARN mensajero), así como la vacuna de Janssen, que sólo requiere una dosis. La primera semana de junio se ha cerrado con más de 10 millones de personas que han recibido la pauta completa de la vacuna, y buena parte de la población mas vulnerable ha sido vacunada, el que produce un alivio para la sanidad y para la moral de la población.
Por el momento, el objetivo de alcanzar el 70% de la población española inmunizada para final de verano se ve como una meta alcanzable, comenta Pedro Sánchez, y el ritmo de vacunación está cumpliendo las previsiones del Gobierno.

Pero la lucha contra al virus no ha terminado, aún.

¿Porque el virus muta? Cuando el virus penetra en una célula y la infecta, se replica y genera a su vez un nuevo virus, a veces produce pequeños errores o cambios de su copia (en practica se adapta para asegurar una mejor supervivencia) que se denomina mutación.
Un grupo de virus que comparten el mismo conjunto heredado de mutaciones distintivas se denomina variante. Si se acumulan suficientes mutaciones, los virus pueden evolucionar con marcadas diferencias biológicas en su funcionamiento, y estos se conocen como cepas. Los científicos pueden rastrear las mutaciones a medida que se producen/transmiten a través de la secuenciación y detección de una rama del “árbol genético” viral. El Covid-19 está causado por una cepa de coronavirus conocida como SARS-CoV-2.
A lo largo de la pandemia, se han encontrado diversas variantes del SARS-CoV-2. Algunas de ellas hacen temer que puedan alargar la pandemia o hacer que las vacunas sean menos eficaces.

Fuente: OMS – Seguimiento de las variantes del SARS-CoV-2

La variante Delta del coronavirus (B.1.617.2), descubierta originalmente en la India, según los científicos se está convirtiendo ahora en una de las variantes más, si no la más, preocupantes que circula a nivel mundial, en cuanto está proliferado y ha sido detectada en, al menos, 44 países.

Desde su primera detección, la variante se ha extendido y, a medida que aumentan los nuevos casos, esta nueva situación podría hacer peligrar los planes de vuelta a la normalidad. Por ejemplo, en Gran Bretaña, a pesar de que tienen uno de los programas de vacunación más exitosos del mundo, se ha convertido en la dominante y más transmisible, lo que también la convertiría en la variante más peligrosa hasta el momento. En Inglaterra y Escocia, según los primeros datos, revela que conlleva también un mayor riesgo de hospitalización.

Un estudio indica que la B.1.617.2 puede ser hasta un 50% más transmisible que la variante Alfa (B.1.1.7) encontrada por primera vez en UK. El profesor Neil Ferguson, un destacado epidemiólogo del Imperial College de Londres y uno de los principales asesores en materia de pandemias del gobierno del Reino Unido, dijo el 4 de junio que la «mejor estimación en este momento» es que la Delta es un 60 por ciento más transmisible que la Alfa, que a su vez es más transmisible que la cepa original del coronavirus que surgió en China a finales de 2019, y por eso los científicos creen que se ha convertido en una variante dominante a nivel mundial.

La OMS señaló que en un número creciente de países están observando un aumento significativo de la transmisibilidad asociados a esta variante.

Aunque los científicos siguen estudiando atentamente la variante para comprenderla mejor, su impacto puede verse reflejado en la India, donde contribuyó a un aumento de los casos en los últimos meses que llevó a que el número de muertes diarias superara la cifra récord de 4.500.

El secretario de salud británico, Matt Hancock, afirmó que el gobierno aún estaba evaluando los datos para ver si el país podría reabrir completamente el 21 de junio, como estaba previsto.
«Sé que las restricciones aplicadas no han sido fáciles y con el ritmo al que avanza nuestro programa de vacunación, confío en que muy pronto volverá la normalidad», dijo en el Parlamento.
Pero «analizaremos los datos durante una semana más y luego tomaremos una decisión», dijo el domingo a la BBC, subrayando que el Gobierno estaba «absolutamente abierto» a retrasar el levantamiento de las restricciones.

La evidencia actual indica que algunas variantes, incluida la mutación Delta, son más transmisibles, dijo el martes un portavoz del Ministerio de Sanidad de Singapur. «Se están llevando a cabo estudios para obtener una comprensión más completa de estas variantes y se ajustaran las estrategias a medida que se disponga de más información».

En España, donde la secuenciación de muestras está por debajo del 5%, en la ultima semana, se han detectado al menos 40 nuevos casos de la variante Delta – B1.617.2 .

La buena noticia es que las vacunas parecen poder proteger a las personas con pauta completa contra esta variante, solo con la primera dosis parece ser no tan efectiva.

Un reciente estudio del Public Health England ha demostrado que una dosis tanto de las vacunas de AstraZeneca que de Pfizer tienen una efectividad del 33%, la pauta completa de dos dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech tiene una eficacia del 88% contra la enfermedad sintomática de la variante Delta – B.1.617.2 , en comparación con el 93% de eficacia contra la variante Alfa – B.1.1.7 (la primera detectada en el Reino Unido). En el caso de la vacuna de AstraZeneca, la pauta completa de dos dosis alcanza un 66% de eficacia en el caso de enfermedad sintomática de la variante Alfa – B.1.1.7 y del 60% en caso de tratarse de la variante Delta – B.1.617.2.
Recordamos que el Reino Unido vacuna con los preparados de Pfizer-BioNTech, AstraZeneca y Moderna.